Concretec Capacitacion


¿Qué recurso humano necesitamos?
marzo 24, 2008, 3:14 pm
Filed under: General

Existe una afirmación que tiene mucho de verdad y mucho de mito: el Recurso Humano es el más importante recurso de una empresa. ¿Es verdad éso? Con alguna precisión… sí lo es. Esta precisión es que para que el RR HH sea lo más importante debe ser un personal: preparado, capacitado, motivado, enfocado, y disciplinado. Ese es el RR HH que toda empresa necesita y privilegia, no el recurso per sé, por el solo hecho de ser “humano”.

¿A quién contrata una empresa? A la persona que sea capaz de crear VALOR tanto para la organización como para el cliente. ¿Qué es el VALOR? No es un número, es una percepción. Es lo que “alguien” (un cliente interno o externo) encuentra de positivo, de valioso, de oportuno, de satisfactorio, de diferente en el producto o servicio que recibe. Es la razón del por qué trabajamos y producimos: satisfacer tanto necesidades como expectativas. Si nuestra actuación corporativa, en cualquier nivel o puesto en el que nos desempeñemos, no satisface a ese “alguien”, es que estamos de más. Nadie es un hongo que vive para sí mismos ni la organización los necesita; todos estamos aquí, trabajando codo a codo, para satisfacer a alguien a través de los actos económicos y productivos. Somos el homo faber en acción. ¿Qué el ser humano es mucho más que eso? Sin duda; pero los actos no económicos se ejecutan fuera de las horas de trabajo. Aquí, nuestra única justificación es trabajar y producir. 

Un personal preparado es aquel que trae a la empresa conocimientos, destrezas, capacidades, habilidades, adquiridas externamente. Se lo contrata para evitar a la organización el estar invirtiendo en preparación; los costos de recupero se acortan y disminuyen con personal preparado. 

Un personal capacitado es aquel que además ha adquirido experiencia externamente. El ideal para toda empresa es que el personal que contrata sea capaz de insertar “años” de experiencia adquirida externamente. La solución de problemas se enfoca y acelera con esta experiencia “importada”. 

Un personal motivado es aquel capaz de identificar las fuentes de VALOR y desarrollarlas. Es aquel emprendedor creativo, infatigable, que jamás dice “no se puede”. Es aquel que crea y comparte un fuerte lazo de pertenencia con su entorno y su organización. 

Un personal enfocado es aquel que tiene las ideas claras. Es aquel que sabe por qué la empresa lo contrata, que sabe lo que se le exige y es capaz de entregarlo. Es aquel que sabe que se le ha traído para que genere riqueza, en un grado superior al que se le remunera. Es aquel que sabe que se le requiere para lograr resultados. 

Finalmente, un personal disciplinado es aquel capaz de adaptarse y amoldarse a las normativas internas y externas, y capaz de integrarse y funcionar grupalmente. Es aquel que responde a las exigencias estandarizadas de la organización. 

¡Ese es el RR HH que necesitamos! En todos los puestos de trabajo, en todos los niveles de autoridad, y de todas las profesiones, especialmente la de INGENIERO

¿Por qué enfatizamos la profesión de INGENIERO? Porque somos una empresa industrial, y como tal el presente y el futuro de nuestra actividad descansa fundamentalmente en las espaldas de este tipo de profesionales. Son los encargados de interpretar el modelo productivo en el que se basa CONCRETEC y diseñar y ejecutar decisiones de mejora en su actuación. Son los capacitados para mirar cuantitativamente la realidad de nuestro proceso de transformación y optimizar la relación recurso/producto que genera la riqueza que nos hace crecer. 

¿Pero, necesitamos a cualquier ingeniero? Definitivamente ¡No! 

Necesitamos al ingeniero preparado, aquel que no olvidó lo aprendido tan pronto salió de las aulas y que ahora se dedica a administrar procesos repetitivos sin insertar mejoras de ningún tipo y que sale del paso usando la “regla de 3” y el Excel para todo. Este tipo de ingenieros… no los necesitamos. 

Necesitamos al ingeniero capacitado, que alimenta diariamente su experiencia y la devuelve a la empresa en forma de diseños, mejoras, cambios, sugerencias. Al ingeniero mudo y tipo “esponja”, que solamente absorbe… no lo necesitamos. 

Necesitamos al ingeniero motivado, que busca lo mejor en cada acción, busca afanosamente subirse al carro de la Mejora Continua, persigue la Calidad. Al ingeniero cumplehorarios y ganasueldos… no lo necesitamos. 

Necesitamos al ingeniero enfocado, aquel que sabe por qué se le buscó y reacciona en consecuencia dando todo de sí. Aquel que está consciente de que si gana 100 debe devolver por lo menos 150 en riqueza producida.  Al ingeniero que ni sabe lo que vale ni sabe lo que produce… no lo necesitamos. 

Necesitamos al ingeniero disciplinado, pero no al que se limita a cumplir porque algo está escrito; necesitamos al que se amolda, al flexible, al adaptable, al creativo, al que obedece las reglas y al mismo tiempo actúa en equipo. Al ingeniero “yes man”, al que dice sí a todo, al que obedece ciegamente, al que no es capaz de cuestionar para mejorar y se limita a cumplir… no lo necesitamos. 

¿Quién necesita al que nosotros no necesitamos? ¡La competencia! El mejor negocio para nosotros sería juntar a todo aquellos que no cumplen con nuestro perfil, meterlos en una cesta,… y regalárselos a la competencia. 

¿Es que los demás profesionales no son necesarios? Todos son necesarios, cada cual en su ámbito. Pero nuestra industria no saldrá adelante sin el aporte decidido y creativo de nuestros INGENIEROS. Por eso su reforzamiento será nuestro objetivo en esta gestión. Comenzaremos por crear, entre todos, una auténtica CULTURA DE CALIDAD, basada en la aplicación exhaustiva del control estadístico de los procesos y en la aplicación de las herramientas cuantitativas a la optimización de situaciones. Para eso se consulta un ambicioso plan de capacitación interno, que estará destinado a mejorar la calidad de las capacidades de todos los profesionales y trabajadores de esta empresa, con énfasis en aquellos profesionales que están en puestos susceptibles de incorporar optimizaciones. También está en nuestros planes el dotarlos de una biblioteca virtual con temas de sus especialidades, ya que no concebimos a profesionales “memoriones” ni superhombres capaces de recordar enfoques, conceptos, fórmulas… que no recuerdan y por lo tanto tampoco aplican. También entraremos en el área de la formación interna, con cursos guiados en un enfoque cuantitativo de análisis y reducción de los costos. Y varias medidas más que iremos diseñando y aplicando en conjunto. 

Eso es lo que esperamos de nuestros profesionales, especialmente de los ingenieros. Que sean profesionales de verdad, y no solamente un cartoncito que les cuelga. Esperamos que aporten con su talento, y no solamente con su recurso. Y reconocemos la responsabilidad que le cabe a la empresa en el lograr este objetivo.

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

Estoy de acuerdo con el enfoque general de la lectura, realmente hay que aplicar lo mejor de cada quien para conseguir logros y objetivos en común (CONCRETEC). Sin embargo creo que lo “duro” de la manera en que se enfoca es innecesario, entendiendo que se trata de “seres humanos” (NO máquinas ni superordenadores portátiles – situación ideal para lograr máxima eficiencia y productividad), y como tal se constituye el recurso potencialmente más “delicado” (en trato y manejo) de cualquier organización (los demás recursos – activos – son más operables / manipulables / adaptables que los RRHH), ya que si bien hay que explotarlo a lo máximo (para eso nos pagan y por lo tanto hay que aportar al 100%, porque si no hay otras opciones haciendo cola para sustituirnos), pero también hay que saber cómo (tacto, formas – psicología, etc.), tratando así de conjugar y encausar (como dije antes) los intereses personales (individual) con los organizacionales (grupo).

Comentario por Samuel M.

Realmente oportuno tu comentario para aclarar varias cosas: a) no confundamos “dureza” con “claridad y enfoque”. Las cosas hay que decirlas como y tal como son y una empresa no es el escenario para delicadezas cuando se trata de definir comportamientos, ya que una indefinición provoca pérdidas. La empresa es el reino de las certezas, no de las incertidumbres; b) el tacto, la forma, la sicología, y el liderazgo forman parte del inventario de las jefaturas y por lo que he visto en esta empresa éstas hacen gala de poseer y usar esos atributos. Hasta ahora no he detectado malos tratos ni creo que existan; c) el objetivo primario es lograr que los recursos humanos rinden todo su potencial, no en forma declarativa sino efectiva. Por lo detectado hasta ahora y por las opiniones de las gerencias, especialmente de Operaciones que es la que tiene más personal a su cargo, ésto no está sucediendo en la totalidad del recurso humano disponible, situación que debemos modificar entre todos; d) existen muchas escuelas acerca de la relación entre individuo y empresa, pero como especialista en productividad y profesional con 25 años de experiencia, sólo conozco una que sirve a los propósitos generales: el interés personal debe subordinarse al interés de la empresa. En ésto soy un fuerte partidario del profesor Peter F. Drucker, padre de la administración moderna. En todo caso, éste es un tema que aún sigue siendo objeto de discusiones, y es valioso que se discuta.
Gracias; los comentarios enriquecen más que los artículos porque permiten tomarle el pulso a una organización.

Comentario por Carlos Duarte




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: